ESCULTURAS

PUPY

Evolución 

El modelado está hecho sobre bloques de poliespan. Después he pegado por encima fotografías de Bilbao todas hechas con mi móvil. El Pupy adulto mide 1 metro de alto y el Pupy niño . La mayoría de las fotos son “decorativas”, pero algunas son muy simbólicas. El conjunto tiene un porqué, tiene una historia que contar que es difícil de apreciar sin la oportuna explicación:

El Pupy niño simboliza a esa parte nueva que está naciendo en mí que es más auténtica, más luminosa, más compasiva. También tiene el soñar en la boca pero está libre de las cadenas, tiene más brillo en los ojos, tiene un gato en la patita que extiende como queriendo indicar que se lleva bien con todo el mundo. Tiene un cisne negro para expresar que yo lo siento como algo muy especial. Tiene el cuadro de “Mi Sagrado Corazón” indicando de este modo que esa idea se le ocurrió a él, que es la parte más creativa del Luis que soy ahora.

El Pupy adulto simboliza al Luis que he sido siempre, a esa parte de mí que suelo llamar mi lado viejo. En la boca tiene el “soñar encadenado” como indicando que, en el fondo no cree que se vayan a cumplir sus sueños. Tiene muchos relojes pegados porque siente que siempre anda con prisas, que no le da la vida. Además, empieza a pensar que se le acaba el tiempo, que sus mejores años ya han quedado atrás. Tiene varias cruces en la espalda por el peso de la educación cristiana que recibió hasta su juventud. Tiene varias fotos de la escultura de Eduartdo Chillida (hijo) porque se siente identificado con ese personaje que, aunque tiene mucha fuerza, carga con más peso del que le corresponde y acaba agotado.  

El Pupy adulto está muy orgulloso de su Pupy niño, lleva varias fotos suyas, y debajo de una de ellas le ha puesto unas velitas para no se apague su luz.